Rumanos, moldavos y españoles unidos por el Centenario de la Unificación de Rumanía

1 de diciembre 1918, Transilvania, Alba Iulia

Citește Ultimele Știri

Familia Isabellei Elena Raducanu, românca asasinată marți, 11 iunie 2019, din Játiva (Valencia), cere sprijinul primăriei pentru repatrierea corpului în ...
Citește Mai Mult
EL AYUNTAMIENTO RESTRINGE EL BAÑO TEMPORALMENTE EN LAS PLAYAS DE LA MALVARROSA Y EL CABAÑAL. El Ayuntamiento ha procedido ayer, ...
Citește Mai Mult
Fenomenul ''Piaţa Universităţii'' a debutat la 22 aprilie 1990, când, în urma mitingului electoral organizat de PNŢCD în Piaţa Aviatorilor, ...
Citește Mai Mult

Rumanos, moldavos y españoles unidos por el Centenario de la Unificación de Rumanía:

Diana Bartoiu, rumana de Suceava instalada en España desde hace trece años y casada con un español.

Pregunta: ¿Qué supone para ti el 1 de diciembre?

D.B.: ¿Qué supone para mí el 1 de diciembre?… Pues es el día que más orgullosa me hace sentir de mis raíces. Es una mezcla de patriotismo y de añoranza, dada la lejanía de la Madre Patria. Es el día cuando una se emociona al escuchar el Himno Nacional y sueña con la unión de todos los rumanos bajo la misma bandera dentro de lo que una vez fue Rumanía Grande. Es un ideal que jamás ha de desfallecer. ¡Cuántos soñamos con celebrar el 1 de Diciembre junto a nuestros hermanos!

Dacă ți-a plăcut articolul, te așteptăm și pe pagina noastră de Facebook.
Urmărește-ne pe Facebook, mulțumim pentru apreciere!

No dudo en lucir la bandera de mi país en este día tan entrañable, así estoy lejos y cerca a la vez. Y me preguntan a veces los compatriotas enterrados en la ignorancia… ¿Y por qué insistes en lucir estos colores si ya llevas mucho tiempo aquí en España? Y yo les digo… porque nunca entenderéis lo que significa tener el corazón henchido de amor patrio.

Diana Bartoiu, rumana de Suceava instalada en España

P.: ¿Crees que la conmemoración del Centenario puede contribuir a concienciar a los europeos sobre la importancia de Rumanía para el conjunto de Europa?

D.B.: La conmemoración del Centenario no sólo puede contribuir a concienciar a los europeos sobre la importancia de Rumanía, sino que es un deber y así se ha demostrado el día 1 de diciembre que ha sido todo un punto de inflexión. En estos tiempos tan difíciles que estamos viviendo, hay que forjar nuestra identidad dentro del conjunto europeo. Como bien sabido es, Rumanía es toda una fortaleza en lo que a tradiciones y la fe se refiere. Europa no debe de ignorar los 100 años de historia sino apoyar y reconocer la necesidad de una Rumanía Grande otra vez. Resurgirá el viejo continente, no hay duda y mi Madre Patria será una de las artífices. Europa magna obra est.


Ana Gutu, antigua vicerrectora de la Universitate Libera din Moldavia y Legión de Honor de la República francesa por su labor académica en el ámbito de la francofonía.

P.: ¿Cómo vivió el 1 de diciembre?

A.G.: Participé con mis compañeros del Partido de la Unidad Nacional en una bella ceremonia festiva ante el monumento de Esteban el Grande. Hemos dejado flores y cantado canciones patrióticas y coreado consignas unionistas. Ese día, además, hubo varios actos cuturales en Chisinau y otras ciudades de Moldavia.

Ana Gutu, antigua vicerrectora de la Universitate Libera din Moldavia y Legión de Honor de la República francesa

P.: ¿Cree que los rumanos se han olvidado de Besarabia a pesar de la conmemoración de la unificación de todos los territorios rumanos?

A.G.: No, yo no creo que Rumanía haya abandonado a los rumanos de la República de Moldavia. Al contrario, Rumanía ha organizado muy bien este año del Centenario. Han tenido lugar decenas de eventos culturales, científicos o educativos en Rumanía, financiados con el presupuesto público. Es más, el 27 de marzo de 2018, el Parlamento de Rumanía, reunido en un sesión común de Senado y Asamblea Nacional, adoptó una Declaración política en la que, más allá de las celebraciones, se déjà claro que Rumanía está preparada para acoger la decisión de los ciudadanos de la República de Moldavia si optan por la reunificación.


Vasile Postolachi, profesor de Educación Secundaria en Lipcani (República de Moldavia) y alma del proyecto Cartea uneste Inimi (El libro une los corazones).

P.: Desarrollas una gran labor defendiendo la enseñanza en rumano y poniendo en contacto a estudiantes y profesores de Moldavia, Ucrania y Rumanía. ¿Qué supone para ti el 1 de diciembre?

V.P.: Esta “labor”, si se puede llamar así, es una gran alegría para mí. Es un momento de paz para mí porque la alegría y el amor con los cuales reciben mi proyecto los alumnos, constituyen una fuerza para continuar este proyecto y para  encontrar nuevas actividades. Para mí el 1 diciembre es como una broche de oro de un sueño esperado de decenas de años. Hay que mencionar que no se pueden separar el 1 de diciembre de las fechas de 27 de marzo y 28 de noviembre. Para mí, el 27 de marzo tiene la misma importancia, puesto que el 27 de marzo 1918, la suave Besarabia (actualmente Republica Moldavia y una parte de Ucrania), como la llamaba el gran poeta Eminescu, se ha unido con el pequeño reino de Rumanía. Siguiendo el ejemplo de Besarabia, Bucovina se unió a Rumanía el 28 de noviembre 1918, de modo que el 1 de diciembre 1918, con la incorporación de Transilvania, culmina el proceso de reunificación de Rumania. Aunque estamos en un año especial, nuestro patriotismo no debería limitarse a un solo año o un montón de palabras: tenemos que pensar en nuestros hermanos que, por la culpa de los tiranos de siglo precedente – el odioso Pacto Ribbentrop-Molotov -, no están en Rumanía. No solo tenemos que pensar en ellos, sino que deberíamos ayudarles y mostrarles que son nuestros hermanos.

Vasile Postolachi, profesor de Educación Secundaria en Lipcani (República de Moldavia) y alma del proyecto Cartea uneste Inimi (El libro une los corazones)

P.: ¿Cómo viviste el 1 de diciembre?

V.P.: Para mí es muy triste tener dos países rumanos y, sinceramente, considero que no se puede celebrar sin los hermanos del otro lado del Prut. No estuve en la ciudad de la unificación, Alba Iulia, sino que he elegido vivir este día con alumnos y profesores de uno y otro lado del Prut, en una hermosa actividad en el Instituto de Secundaria Teórica de Lipcani. Y es que, para mí, el día de Rumania no es solo el 1 de diciembre, sino que es en cada día que paso entre los alumnos y profesores y la gente de Besarabia.


Agustín Montero se define como un español enamorado de Rumanía y desarrolla una impresionante actividad para acercar a ambos pueblos a través de la cultura.

P.: ¿Cómo viviste este 1 de diciembre?

A.M.: Bueno, pues este año del Centenario de la Gran Unión, lo viví con gran entusiasmo y felicidad, debido a la importancia histórica de este acontecimiento. Lo pasé rodeado de mi mujer y de muchísimos amigos rumanos que vinieron de muchas partes de España para celebrar en armonía el centenario de la gran unión.

Agustín Montero, un español enamorado de Rumanía

P.: ¿Qué supone el Centenario de la Gran Unidad para un español tan comprometido con la cultura y el pueblo rumanos?

A.M.: El Centenario de la Gran Unión para mí es un acontecimiento especial debido a que observo en el pueblo rumano una gran ilusión y felicidad, y yo soy una persona muy feliz cuando veo el pueblo rumano feliz, y, sobre todo, cuando se sienten orgullosos de su país, de sus raíces, tradiciones, cultura, y se unen para celebrar estos hechos históricos por los que tanto lucharon sus antepasados. Cuando veo que los ciudadanos rumanos en la diáspora se sienten más unidos por este tipo de acontecimientos considero que es un gran logro, un ejemplo que nunca debe de perderse. Soy muy feliz cuando estás maravillosas gentes nos demuestran su calidad humana y nos enseñan a conocer verdaderamente su país.

JORGE MARTÍN

PROFESOR DE HUMANIDADES

Fotos: Centenarul Marii Uniri / Facebook y Archivo de colaboradores – JORGE MARTÍN, PROFESOR DE HUMANIDADES